miércoles, octubre 04, 2006

Comentaba en mi fotolog que he estado disfrutando las vacaciones muy chido, en parte gracias a un méndigo aparatito.
Escuchar música ininterrumpidamente pudiendo prestarle atención a todo lo que ella te hace sentir, es simplemente genial. Maravilloso es poder traerla contigo a todas partes y sorprenderte de aquello que creías ya conocido y concer y degustar aquello que no sabías que podías disfrutar tanto, o con tanta intensidad... Esta sensación la ha traido como si nada el nuevo iPod que me agencié hace tan solo cuatro días.
En el iPod metí 952 canciones. Había tratado de colocar más pero me dijo que la memoria estaba llena y que me fuera mucho al diablo.
Metí toda la discografía oficial y extraoficial que tengo en mi discoteca, de George Harrison, inclui toda la discografía básica oficial de The Cure, me encargué de meter (excepto Wings of joy) todo lo que tengo a la mano de Cranes, inserté ahí mismo una selección de mis hartas favoritas de Los Beatles, intruduje algunas de mis más queridas rolas de Tom Petty (y Tom Petty & the Heartbreakers) y a eso le sumé varias de las que más disfruto de Los Cranberries y por supuesto tooodos los tracks que tengo de Placebo, junto con un disco de Roy Orbison y otros cinco discos de Human Drama y otras rolas sueltas de mi predilección.
Para escuchar tal cantidad de música (60 horas, según dice el iPod), le di la opción que permite escuchar de manera aleatoria tooodas las canciones, una por una y sin repetirlas. El objetivo era escucharlas con toda la calma del mundo y seleccionarlas después, la que no fuera yo capaz de escuchar en el momento en que le tocara la suerte de ser tocada, saldría de la selección. El caso es que hasta ahora he escuchado 114 canciones y ninguna me ha hecho pulsar el botón "siguiente track" que me permitiría avanzar a la siguiente sorpresa. Miento, sólo una de los comienzos de The Cure.
Me pregunto por qué se dará este fenómeno. Según yo, la nueva actitud de apertura y descubrimiento me hace estar completamente dispuesta a escuchar las 952 rolas con amplio gusto. Por otro lado el que me haya dispuesto a realmente conocer las canciones, captar sus letras y mensajes, aprehender sus acordes y hacerme una nueva musicaescucha, debe ser un elemento de este disfrute del que soy presa. ¡Además he de reconocer que me encanta la música que me gusta!
Descubro con asombro que soporto mucho mejor de lo que creí la voz de Alison Shaw (la vocalista de Cranes) y que la música me resulta cada día más intrigante y atractiva, familiar y agradable. Descubro que canciones que pensé que no me gustaban de Human Drama, me gustan ahora porque las estoy aprendiendo a escuchar. Descubro que me sé más canciones de George Harrison de las que concientemente sabía que me sabía y descubro que Los Beatles, George Harrison, Tom Petty, por más esfuerzos que hiciera jamás me dejarían de gustar. Descubro que el placer de escuchar a Placebo es todavía más "infinito" y cachondo, de lo que imaginé. Descubro que me falta urgentemente incluir en mi colección iPódica a David Bowie, Mike Oldfield y Paul McCartney. Descubro que algo pasa con las mujeres que cantan y componen porque están prácticamente fuera de mi colección. Descubro que me descubro en cada descubrimiento que hago, que quiero seguir averiguando.

8 comentarios:

hpons dijo...

Ay Dios..

¡no sè por dònde comenzar mi comentario!

Ocurre que anoche estuve en un concierto. Y aunque Shakira, lo sè muy bien, NUNCA entrarà en tu iPod, acà el punto es señalar que nuestra mùsica favorita nos hace sentir más vivos, intensifíca los momentos que acompaña, multiplica, y dimensiona el nivel de nuestras emociones.

De tal modo, entiendo lo que platicas acà (y también en el fotolog)

¡Yo quiero un iPod!

sony dijo...

De hecho hay cierta música que hay que "digerirla", porque a la primera no te cae bien el 20 de que onda, hasta que la escuchas varias veces y con distintos estados de ánimo, así me pasó con Placebo, y bueno, con muchos grupos, al principio los rechazo, pero después escucho, digiero y entiendo.

Aunque no conozco títulos de canciones ni letras ni nada por el estilo, pero después de este proceso ahora me gusta Placebo, al inicio no los aceptaba porque los consideraba una copia vil de Rush, pero mas adelante me dí cuenta que estaba totalmente equivocada, que tienen su propio estilo y su propio sentido, obviamente deben tener influencias de sus "ancestros", pero no es algo que los marque definitivamente.

sony dijo...

Por cierto, yo tambien quiero un iPOD!!!

A man from Rhye dijo...

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Quiero que sea 31 de octubre!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Oye, ¿no sabes si vienen con She Wants Revenge?, porque de ser así moriría con escuchar "Spite and Malice"

A. Gleason dijo...

Pues tuve un suceso similar. No me detuve hasta llenar cada bit de los 30gb del mio con videos, musica y fotos. Para empezar le metí todo lo cure que pude, incluso pense que resultaria excesivo, (pero ya lo escuche todo y nunca me basta).

Y ya lo hackee, ya puedo cargarle archivos de otro itunes y descargarlos en mi pc. Ya tengo dos editores de video para poder convertir lo que quiera y verlo en mi ipod.

Es casi una obsesion el traer toda la musica que amas. Lo mas seguro es que no escuche todo lo que cargo,pero el saber que en algun momento tendré un antojo musical y que estara ahi, a mi disposicion, me resulta apasionante.


Y mas que se conserva toda la info que puedas recopilar, no ocurrira que no sepas el titulo o el artista, minimo.

Vale la pena tener un juguetito asi. La pasión por la musica que amamos, hará que le saquemos provecho!

Un beso!

A. Gleason dijo...

Por cierto,olvide mencionar que el contenido de tu ipod se me antoja. Hay cosas buenas!!

Mariana dijo...

Héctor: Mira asi como que Chakis NUNCA entrará en mi iPod... bueno... chance sí, tienes razón, te lo concedo. Pero si me compro uno de 30GBs chance me apunto con una de tus rolitas favoritas. Por cierto: ya hay que ir comprando el iPod...

Sony: Quiero decir que me emocionó mucho lo que dijiste de Placebo. Como que me entusiasmó el ver que tal vez pude hacer una aportación (aunque sea chiquita) en tu vida musical. Me encanta saber que uno puede llegar a abrir un sendero para otro... ¡Sí, porfis... agénciate un iPod!

A man from rhye: She wants revenge ha estado abriendo en EEUU. Pero no sé, me late que aquí abrirá cualquier idiota como la vez pasada. Lo de Spite and Malice estaría poca madre.

Ángel: ¡Resulta que te envidio tu iPod de 30GBs! Ya estoy ahorrando para reemplazar esta chiquitura que tuve a bien comprarme. ¡No me alcanza para nada! Me encantó eso que dijiste: "Lo mas seguro es que no escuche todo lo que cargo, pero el saber que en algun momento tendré un antojo musical y que estara ahi, a mi disposicion, me resulta apasionante". ¡Eso mero! Cuando pienso en qué canciones borrar no puedo tomar una clara decisión. ¡¿Y si luego la necesito o la quiero escuchar y no esta aquí?! ¿Ves? Te digo que necesito uno como el tuyo.

A. Gleason dijo...

Hola Mariana!


Pues en verdad que resulta util tener un disco duro en el bolsillo repleto de las cosas que te encantan. Y ní así sería suficiente! Tambien me ha servido para recopilar bibliotecas de otros amigos que tienen a bien compartir su música. De esta manera aumente en un par de semanas 20 gigas de valiosas experiencias compartidas el tamaño de mi acervo.

Pues si quieres promocionamos tu ipod nano por aca, solo es cosa de cotizarlo, jaja!


Despues te digo como saques los archivos del ipod a tu pc,ese es el truco para que te pasen material...


Saludos!!!