viernes, septiembre 29, 2006


Peces de ciudad (o el día en el que casi mato a una pinche vieja)
Hoy por la mañana me subí al pesero para dirigirme a la Universidad y me encontré con uno de esos transportes en los que se tiene un asiento largo sobre uno de sus costados. Una mujer iba sentada en el primer sitio (segundo, en realidad) sobre ese asiento. Con su brazo impedía que alguien se sentara en los primeros centímetros del asiento. Se tomaba con la mano del tubo y no tenía intenciones de permitir que la gente que se fuera subiendo ocupara ese sitio.
El lugar más cómodo que me quedaba a mí para sentarme, estaba al lado de la susodicha vieja. No soporté su vibra durante mucho tiempo. Cuando uno de los asientos para dos pasajeros, se hubo desocupado me pasé veloz a ocupar el lugar que está pegado a las ventanas. Pasaron pocos minutos y se desocupó el asiento que estaba delante de mí. La tipa esta, se pasó para acomodarse en ese asiento recién desocupado. Mi duda era dónde se iba a acomodar... yo pensé que se acomodaría del lado del pasillo e impediría a cualquiera sentarse en ese lugar. ¡Cual sería mi sorpresa cuando veo que no se sienta ni en un lado, ni en el otro! ¡Se sentó justo "enmedio" del asiento". No cabe duda que hay gente que piensa que todo es suyo, que los demás no tienen derecho a sentarse, que más les valdría ser dueñas del mundo. ¡Odio a esa gente!

8 comentarios:

Itzel dijo...

Yo también solía pensar que la pesera era la chombi, pero estoy abierta a nuevas concepciones.
Yo también hubiera querido matar a esa tipeja de la pesera, pero no queda más que ser civilizados y darle sus buenos empujones jiji

hpons dijo...

Ah pinche gente, te digo que abundan

¿y si pagó doble pasaje? No lo creo

por cierto, y ya que hablo del pasaje ¿qué tal cuando alguien sube por la puerta trasera y le dice al usuario más cercano "Sí le pasas un pasaje". Ánda.

Yo, evitando tal cacofonía, he dicho, "Le haces llegar el importe de mi pasaje al chofer, por favor. Gracias". Pero ante tanta propiedad me siento incómodo, todo mundo me mira como si fuera E.T. ¿se te ocurre una pregunta alternativa?

sony dijo...

Yo predico con la frase: "el pesero es cultura", de verdad que escucha, ve y vive uno cada cosa...definitivamente digna de plasmarla en un blog.

Además aprendes de nuevos refritos en cumbias, salsas, reggaeton, banda o similar, conoces nuevos grupos de Rock Urbano, algunos muy buenos por cierto,te puedes relajar con un poco de musica clásica, tal vez un poco de jazz, en ocasiones ópera y hasta me ha tocado bajar flotando en el aire después de una sesión de música hindú. Qué tal! Es toda una experiencia no?

sony dijo...

Ah! y sin contar que una vez ví como una señora inconforme con el lugar donde el pesero le hizo la parada, como no se paró en el acto cuando ella se lo dijo, le dió una bofetada al pobre tipo!, quien por cierto ni tiempo le dió siquiera de pensar en que hacer.

Y de otro caso en el que se orilló el pesero, se le pegó mucho a un carro, se baja el tipo del carro con su esposa y se suben a ahorcar al chofer entre los 2!, yo iba hasta adelante, y casi se me caen todos encima, si no grito, me cae que se lo echan!.

Cloé Sole dijo...

jajjajajjajaj madres!..

entraba a contestar tu saludo por mi álbum de fotos jajaj eres la primera que deja mensaje, no lo tengo abierto más que para la familia que se ha quedao en Torreón, pero me dió gusto que te gustaran :)

saludos Mariana de una microbusera.. ¬¬ no no los manejo, los uso.. :P

V.

te invito a cloesole..ahí posteo como acá tú.. cuando estés extremaaaadamente aburrida.. a ver si llegamos al colmo!.

Karola dijo...

Algo curioso de los mexicanos es que por una lado somos muy amables con las visitas, no sabes ni donde ponerlas pero por otro somos unos invasores... que contraste... le hubieras dado un sape a la doñita

Mariana dijo...

Ipcel: ¿Verdad? No manches... es que cuando alguien se pasa... ¡es que se pasa! Ojalá hubieras estado ahí, seguro que hasta nos divertíamos.

Héctor: No, pos cómo crees que iba a pagar doble... Méndiga vieja fea... la hubieras visto con su ruanita azul... ¡ash! ¿Le pasa un pasaje? Bueno... ¿qué será? Mejor sólo decir... ¿Le molesto si le pasa? ¡Ja! ¿No, verdad? Sigo pensando... Mmmh...

Sony: ¡Claro que el pesero es cultura! Ahí aprendes de la vida... es el micro-cosmos... (Me hubiera gustado ver lo de la bofetada)

Cloé Sole: Pasaré por el otro blog. Perdón que me haya metido a tu álbum así nada más.

Karis: Ganas no me faltaron. Neta.

A. Gleason dijo...

Hmmm...

O que tal la`s personas que en el metro se recargan en el tubo que esta en el pasillo, o las que subiendo, de inmediato se detiene en la puerta y muy posiblemente no se muevan de ahi, aunque no bajes en las proximas estaciones, o quienes en el microbus no se recorren hacia la parte posterior ( "ai enmedio hay lugar, recorrase, la bajada es por atras"), pero no te permiten pasar, y la infinidad de sujetos y tipas que se toman el asiento del pasillo, con toda la intencion de que nadie ocupe el sitio al lado suyo, o quienes en la banqueta, acompañados por una o dos personas, la ocupan completa, caminando tan tranquilos como no recordando que mas mexicanos viven en la misma ciudad, sin ninguna intenion de ceder un centimetro...

Toda esa fauna citadina merece un estudio que busque una explicacion valida para esas actitudes, peroes tan complicado como definir una identidad para el mexicano.

El civismo, definitivamente murio a mediados del siglo pasado y hechos como estos lo comprueban.


Saludos Mariana!!!