miércoles, febrero 08, 2006


“Trato de echarme a dormir pero, apenas en la cama, el terror hace que me levante. Es una angustia como la que precede al vómito; parece que mi ser se va a romper a trozos, sin llegar nunca a romperse.” - León Tolstoi


Tolstoi fue un autor siempre presente en mi niñez. Sus cuentos formaron parte de mis días y mis noches en voz de mi mamá, gracias a un libro hermoso que conservo hasta ahora, llamado sencillamente "Cuentos", que fue impreso en Moscú y publicado en idioma español, que además contiene hermosas litografías para ilustrar las historias ahí contenidas.
Las historias tienen una carga de tristeza y crueldad. En casi todas los niños y los animales son los protaginistas y normalmente está presente la angustia y el dolor. Recuerdo la intensidad con la que viví sus cuentos, sobre todo "El león y el perrito", el apego después de la muerte me estremece tan sólo de recordarlo. En aquel entonces también me estremecía al escuchar el cuento primero y al leerlo años más tarde.
Me pregunto si esta presencia literaria haya influido en mi personalidad de tal forma que mi amor por los animales y mi forma de llorar (de alegría, de tristeza o de rabia) se hayan desarrollado con un toque "tolstoiniano".
¿Hasta dónde influye en la formación emocional de un niño el contenido de las historias que le leen o que lee? Interesante cuestión que no había analizado con calma hasta ahora.

6 comentarios:

.::| Peke | ::. dijo...

Primero... haré la prueba haber si sale mi comment... Después posteo chido...

Mariana dijo...

Salió tu comentario. Ahora sí, postea chido... :-D

.::| Peke | ::. dijo...

Creo que, desgraciadamente, o al menos no recuerdo; nunca he leído algo de Tolstoi... Lo cual me hace sentir pésimo porque me jacto de ser una "lectora empedernida"

A ver si, en el momento en el que termine de leer los chorrocientos mil libros que aún tengo que leer, me haces el favor de prestarme algo pa' leer. Además de los de HP.

"¿Hasta dónde influye en la formación emocional de un niño el contenido de las historias que le leen o que lee?"

Sea uno niño o no... El leer historias, libros, etc... Influye cañonsísimo...

Karola dijo...

Yo creo que cada cosa que uno lee dejan huella porque analizás la interpretación del escritor sobre determinado tema y después creas la propia, cuando uno es niño las cosas las tomas mucho mas textuales que cuando no lo eres y hay otras que por inocencia no alcanzas a comprender, por ejemplo si a esta
edad nuestros padres se separan uno lo ve con mayor madurez y experiencia, pero si lo ves de niño para ti solo es que tus papas no van a estar juntos, que ya no los vas a ver diario, sin importar si diario peleaban. Espero sea claro mi comentario jaja
Te quiero mucho

sony dijo...

Estuve reflexionando acerca de esto que dices de las historias que te cuentan cuando eres niño, probablemente tenga sentido, pero...recuerdas si es desde niña que te pasan estas cosas de terror y angustia?, o crees que pudo haber sido a causa de algun evento traumático en tu vida, o probablemente a partir de la enfermedad por la que pasaste?, o algo que hayas experimentado o escuchado por ahí?, checa esto, pues puede ser que ese algo tal vez haya ocurrido al dormir o antes de dormir, y se te revela cada noche que te vas a acostar y te provoca terror y angustia.
Ejemplo: yo cuando escuché que a Joaquin Pardavé lo enterraron vivo y al exhumarlo se dieron cuenta que desgarró el ataud en su intento desesperado de salir, me quedó un trauma horrible y despertaba a media noche con mucha angustia viendo para todos lados para comprobar si no estaba en un ataúd, incluso rezaba a Dios para que no tuviera esa muerte tan horrible, y ni de broma me tapaba la cara con la cobija, ¡ni de broma!, muchos años esto me causó una desesperación espantosa, hasta que se lo platiqué a mi papá, me ayudó con sus comentarios, pero aun tuve algunos años mas hasta pasada la adolescencia con este miedo, creo que ahora se ha desvanecido casi por completo.
Bueno, es solo una opinión, tu que crees que sea?

hpons dijo...

'Ira Mariana:

los cuentos populares en verdad que son grandiosos, crueles a veces, muy emotivos, un tanto morales...
la cosa es que no se te olvidan nunca.
en lo personal, prefiero al Tolstoi novelista, y también al autor de uno de mis libros favoritos. La muerte de Iván Ilich