lunes, noviembre 13, 2006


En este momento, y mientras más adentro de mí voy
me desconozco y desconozco a los que me rodean...
descubro y reafirmo lo que soy y lo que no.
Me asusto, me alegro, me rindo.

Por lo pronto parece que mi autoestima
se encuentra en franca recuperación y eso
puede hacerme feliz... me sienta bien.

No deseo confrontar a nadie pero esta búsqueda
me antepone a otros deseos. Deseos de los otros,
que no puedo realizar.
Aquí estoy, dentro de mí, y sigo más adentro...
tal vez llegue a algún lugar cálido, que no sea inhóspito
y me quede a vivir ahí.

Imagen de Jaime Carbo (encontrada sin queren en la red)

3 comentarios:

Karola dijo...

Pues no pierdas de vista que lo nuevo que conozcas de ti no siempre será lo que estás esperando, es decir, puedes encontrarte cosas que tal vez no sean muy gratas, lo importante es saber como manejarlo.

Te quiero mucho

Karina

pd. Postee yo primero...jiji

sony dijo...

está padre la frase: "tal vez me quede a vivir allí", aunque hay otra que se contrapone y que me enseñó una maestra de un curso que tuve hace un tiempo: "siempre debes tener tu equipaje hecho".

Las dos son lindas...

Molkisha dijo...

Esos viajes a nuestro interior a veces nos dan boleto de regreso, otras nos invitan a hospedarnos por tiempo indefinido, es bonito vivir ahí, dejar las puertas cerradas pero las ventanitas entreabiertas.